¿VOLVER A CONFIAR?
Un infiel, ¿siempre será infiel?
Un estudio trae la respuesta a esta histórica y popular pregunta
Un infiel, ¿siempre será infiel?
En numerosas oportunidades hemos escuchado frases del tipo: "Un infiel, siempre será un infiel". Pero lo cierto es que esta es una frase armada que se repite sin más, pero que hasta el momento no había sido comprobada empíricamente.
 
Sin embargo, una reciente investigación publicada en la revista Archives of Sexual Behavior,
responde mediante estadísticas a las pregunta de cómo actuar frente a una infidelidad. 

Los investigadores les pidieron a los 484 participantes que informaran cada vez que mantuvieran una relación sexual con otra persona que no fuera su pareja, y que también informaran si sospechaban que habían sido engañados.

A raíz de este estudio se comprobó que las personas que habían sido infieles con su primera relación tenían tres veces más probabilidades de repetir este comportamiento en su próxima relación, en comparación con las que se habían mantenido fieles.

Además, se develó que aquellos que sabían que sus exparejas los habían engañado, tenían el doble de probabilidades de que sus próximos compañeros también les fueran infieles.

Otro eje importante de la investigación es la sospecha. Ya que todos aquellos encuestados que sospechaban que sus primeras parejas habían sido infieles, eran cuatro veces más propensos a creer que sus siguientes compañeros también lo serían.

Pero lo más llamativo que se descubrió es que "decir pequeñas mentiras insensibiliza nuestro cerebro ante emociones negativas, lo que puede alentarnos a decir mentiras más grandes en el futuro". Y es que el estudio demostró que las personas que engañaban por primera vez a su pareja se siente terriblemente mal, pero que, sin embargo, si lo vuelven a hacer se sienten menos mal y así sucesivamente. Es decir, el cerebro se va acostumbrando a mentir y a convivir con esas mentiras.

En esta línea, el investigador de Princeton Neuroscience y coautor del estudio, Neil Garrett expresó que "existe un factor poderoso que nos impide ser infieles, ese es lo que conocemos como reacción emocional, o sea, lo mal que nos sentimos cuando lo hacemos; pero lo cierto es que el proceso de adaptación (o sea, repetirlo) reduce esta reacción, lo que significa que somos más propensos a repetir esta conducta".
Calle 44 Num. 372 La Plata, Buenos Aires. Argentina Tel. +54 (0221) 4273709
Desafío Económico Todos los derechos Reservados 2004-2019
Imprimir