La Plata, Bs As.
Viernes, 27 enero 2023

NACIONALES
Cómo llega el Gobierno a fin de año
La crisis económica daña el entramado social y las familias argentinas sufren las consecuencias. Cómo es el escenario en el mes más difícil del año en la mirada de distintos actores
Cómo llega el Gobierno a fin de año
Desde hace 21 años, diciembre tiene una significación particular en Argentina. Ese mes del año 2001 quedó marcado a fuego en la memoria colectiva. Miles de personas se agolparon en las calles para pedir el fin de un Gobierno en medio de una profunda crisis económica, social y, también, política. Saqueos, violencia, movilizaciones y desesperanza fueron las imágenes que se repitieron en los días y meses subsiguientes, hasta que, de a poco, el país fue recuperando la calma.

Pese a que en los años que continuaron no volvieron a ocurrir episodios semejantes, la pregunta de “cómo se llega a diciembre” se repite en cada oportunidad. En este sentido, el Gobierno del Frente de Todos llega -para no perder la costumbre argentina- en medio de una crisis.

Si bien no tiene características similares a la de 2001, es cierto que la situación económica, social y política no es óptima, ni mucho menos. La inflación es una de las mayores preocupaciones y el problema más difícil de resolver. La última medición oficial arrojó una inflación de 6,3 por ciento en octubre, mientras la variación interanual llegó a 88 por ciento.

Para noviembre, el rango de estimaciones va desde el 5,5 por ciento al 6,5 por ciento, y durante este mes no se espera que la cifra baje drásticamente, por lo que no sería descabellado que el Indice de Precios al Consumidor supere o roce el ciento por ciento anual. Ahora, bien, ¿hay un escenario optimista?.

El analista económico Francisco Eggers indica que “llegamos a diciembre con una inflación que sigue siendo muy alta, pero, al menos, no se siguió agravando; por ahora, lo que vemos es que el pico fue en julio, y en los restantes meses se tendió a contener (en niveles muy altos) sin agravar el atraso cambiario y tarifario”.

En esta línea, en diálogo con La Tecla consideró que el gran problema es que, “cuando hay alta inflación, los consumidores perdemos la noción de lo que es un precio razonable (por no decir “precio justo”), y eso permite agrandar los márgenes de ganancia de los empresarios”. En cuanto a lo social, el escenario es bastante complejo, ya que mantiene estrecha relación con el económico. Los sectores más postergados son los que más se ven afectados por el aumento de precios, sobre todo de los alimentos.

Durante la primera parte del año creció el índice de indigencia, principalmente en los distritos del Gran Buenos Aires. Como se sabe, las personas se encuentran bajo el índice de indigencia cuando no pueden acceder a la Canasta Básica de Alimentos, uno de los rubros que más incrementos registraron en los últimos meses y que presiona sobre el Indice de Precios al Consumidor. “Como siempre se ha dicho, primeros los últimos, y resulta que los últimos siguen siendo últimos”, sintetizó el diputado nacional Juan Carlos Alderete, referente de la Corriente Clasista y Combativa, espacio que, si bien mantiene serias críticas hacia el Gobierno, aún sigue dentro del Frente de Todos.

“Mejor adentro que del lado de enfrente”, aseguran. Y es en este punto, el político, donde también se evidencia una crisis, aunque hay que destacar que la condena a la vicepresidenta Cristina Kirchner puede llegar a ser un ordenador en los próximos meses, teniendo en cuenta que la propia dirigente aseguró que el año entrante no peleará por ningún cargo electivo. Según el último análisis de la consultora Zuban-Córdoba, es ahora mismo, en estas semanas previas al inicio del 2023, que se están gestando las grandes tendencias electorales que vamos a ver de cara a los comicios.

“El oficialismo tiene algunas razones para respirar con algo de alivio. Tanto la imagen de la gestión nacional como la imagen de sus principales figuras muestran pequeños signos de mejoría. Y aunque la palabra clave es ‘pequeños’, hay que seguir esa tendencia en los próximos meses.

Entender si se trató solo de un ‘veranito’ o de una tendencia que se seguirá profundizando será clave para tener una mejor idea sobre la competitividad del oficialismo”, señalaron en el más reciente informe. No obstante, hay un dato interesante a considerar del mismo: “La vicepresidenta sigue siendo la figura con el voto duro más fidelizado. Un 29% la votaría seguro en prácticamente cualquier escenario.

Ese piso continúa siendo la principal explicación de su centralidad política y es la columna vertebral de todas las posibilidades electorales del Frente de Todos”. En resumen, para Paola Zuban y Gustavo Córdoba, directores de la consultora que lleva sus apellidos, la competitividad del Gobierno estará atada 100% al funcionamiento de la economía. Entonces, si esta se mejora, se mejoran el entramado social y la perspectiva política y electoral del FdT. Difícil fue la llegada del oficialismo a diciembre, pero, claro está, podría haber sido peor.

Victoria Tolosa Paz
Contener y garantizar la paz social

La ministra de Desarrollo Social de la Nación, Victoria Tolosa Paz, destacó: “Estamos trabajando todos los días junto al presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Sergio Massa, para terminar de definir cuáles van a ser las medidas que anunciaremos antes de fin de año para seguir avanzando en el compromiso ineludible de contener los sectores más vulnerables y garantizar la paz social”.

En este sentido recordó: “Ya anunciamos el aumento del 40 % en la prestación Alimentar a partir del 5 de diciembre para más de 4 millones de niños y niñas de todo el país, con una inversión de 38.000 millones de pesos; el adicional de 4.000 millones que serán transferidos a las provincias como refuerzo de fin de año; y la distribución, a partir del 10 de diciembre, de 2 millones 700 mil canastas navideñas con doce productos para las familias que más lo necesitan, reflejando el federalismo con hechos, medidas y políticas sociales concretas”.


Santiago López Medrano
“Es un escenario de muchísima incertidumbre y angustia”

Para el exministro de Desarrollo Social de la Provincia Santiago López Medrano, diciembre llega con un escenario económico grave. “Esta guerra contra la inflación que el Presidente declaró hace más o menos nueve meses no viene resultando, y eso se nota en los números de pobreza y en los de indigencia. Lo más grave es que la gente está con mucho desánimo, está mal y angustiada. Esto tiene que ver con la perspectiva del hacia adelante”, dijo a La Tecla.

“Lamentablemente es un escenario de muchísima incertidumbre, de mucha angustia con los condimentos sobre el clima que genera el Gobierno. Hay una serie de elementos que hacen que el Gobierno llegue mal. Pero el 2 de enero la vida continúa y los argentinos vamos a seguir teniendo inflación, pobreza, indigencia; un escenario institucional cada vez más complejo, porque lo que pasó en la Cámara de Diputados marca el clima que se va a vivir el año que viene. Ojalá que no sea así. Un oficialismo que quiere violar el reglamento, que quiere imponer. Ese es más o menos el escenario, más allá de lo que pasa todos los diciembre. En Argentina, diciembre tiene una significación histórica bastante difícil; no veo un escenario de estallido social porque las familias están derrumbando hacia adentro, y la pandemia tuvo que ver mucho con eso, las cuestiones emocionales. Está claro que la cuestión social, de los movimientos sociales, está de los dos lados del mostrador: presionan al Gobierno y forman parte como funcionarios. Es lo que ha hecho el kirchnerismo en estos años, hacer de oposición”, dijo.

En este sentido, para López Medrano, “la Provincia y el Conurbano siempre fueron la caja de resonancia de los conflictos sociales. Hay una pobreza estructural. Si bien el Gobierno casi triplicó el número de planes sociales, la inflación se come todo. Hay 12 millones de personas en situación de pobreza, 4 millones de indigentes a quienes no les alcanza para comer”.

Por último, el exministro expresó:“Se ve mucha desesperanza. La perspectiva hacia adelante, que siempre fue el motor de Argentina, está muy golpeada. Cuesta mucho, no solo a los pobres sino también a las familias de clase media. Aumentó la morosidad en las escuelas privadas, consumos que se han cortado. Desde el punto de vista social es el dato más crítico”.

Juan Carlos Alderete
“La situación empeora cada vez más producto de la inflación”

En diálogo con La Tecla, el diputado nacional Juan Carlos Alderete, referente de la Corriente Clasista Combativa, consideró que “la gente la está pasando muy mal. Como siempre se ha dicho, primeros los últimos, y resulta que los últimos siguen siendo últimos. Siempre hay beneficios para sectores muy poderosos de Argentina, que se creen dueños, señores y amos de nuestro país. La situación empeora cada vez más producto de la inflación que todos sabemos. Las consecuencias son terribles para muchos sectores: los trabajadores, jubilados e inclusive para pequeños empresarios. Así no se puede seguir”.

Para el legislador “están muy bien los parches, pero si no se recuperan las palancas claves es imposible salir, producto de la deuda que ha dejado el Gobierno anterior. Por la red troncal del Paraná se evaden millones y millones de pesos, que bien podrían entrar divisas para nuestro país. Lo mismo sucede con el litio. Tenemos que recuperar y declararlo recurso estratégico”.

Asimismo reveló que “la gente está muy enojada, incluso con nosotros. Pero enfrente tenemos a los mismos que hicieron un daño enorme a nuestro país y que quieren volver. Si vuelven van a venir por todos nosotros”. A modo de balance, Alderete señaló que “de 2019 a la fecha no ha sido posible mejorar la situación. La gente reconoce lo que se ha hecho en medio de la pandemia, con el pequeño empresario, con los sueldos”.

A pesar del actual panorama, el espacio que integra Alderete no dejará el Frente de Todos, ya que, consideran, sigue siendo una herramienta válida, “pero hay que dar vuelta la situación justamente en año electoral, recuperar lo que se ha perdido, hacer lo que no se ha hecho. Se han hecho anuncios que un porcentaje del dólar soja era para obras de cooperativas, pero eso ni siquiera se empezó. Mientras tanto, los empresarios siguen remarcando, principalmente en alimentos. Hay que frenar la inflación. El Gobierno tiene instrumentos, no solo las multas; hay una ley de abastecimiento, una ley de góndolas. Hay que tomar actitudes más firmes, los empresarios se burlan de las negociaciones, salen de las reuniones y ya están remarcando”.

Francisco Eggers
“Se está llegando bastante mejor de lo que se esperaba”

En diálogo con La Tecla, el analista económico Francisco Eggers aseguró que el Gobierno está llegando a diciembre “bastante mejor de lo que se esperaba a mediados de año”. Agregó: “Cuando se realizó el acuerdo con el FMI y, sobre todo, en los meses posteriores, pocos apostaban a que se llegaría a fin de año con las metas del acuerdo cumplidas. Los más optimistas pensábamos que el Gobierno podría mostrar que hizo avances razonables hacia las metas, y que el desvío podría no ser demasiado grande (los otros pensaban que el acuerdo nacía fracasado porque no se iba a poder cumplir). Ahora, lo que veo es que se cree que el Gobierno va a cumplir con las metas”.

En cuanto al sistema cambiario, Eggers consideró que la situación es difícil, a menos de que haya un cambio en la política: “De acuerdo con las estadísticas del Banco Central, el tipo de cambio real multilateral es hoy el más alto desde la primera quincena de agosto, y se encuentra alrededor de 6% por encima del que había a fines de septiembre; esta recuperación es positiva. Pero todavía es un tipo de cambio muy bajo. Se necesita un tipo de cambio más alto para que la industria manufacturera con valor agregado compita con más chances con los productos extranjeros, tanto en nuestro mercado (importaciones) como afuera (exportaciones). Algo brusco, lo descartaría. Pensaría en dos alternativas: o bien seguir por el sendero de los últimos dos meses, donde se fue ganando en términos de tipo de cambio real, y mientras tanto seguir tapando agujeros, o ir en forma más decidida hacia un desdoblamiento (lo del encarecimiento del “dólar turista” y lo de dólares diferenciados, como el “dólar soja”, lo considero algo muy puntual). Ese desdoblamiento podría lograr subir el tipo de cambio promedio sin impactar fuertemente en los alimentos”.

En resumen, Eggers señaló que “si comparamos lo que se decía hace 4, 5 o 6 meses, con lo que se dice ahora, estamos decididamente mejor. Algo así como decir que se empezó perdiendo 4 a 0, y la sensación es que la cosa venía para 7 a 0 como mínimo, y ahora estamos perdiendo 4 a 1”.

Malestar de movimientos sociales y nuevas medidas paliativas

La relación entre el Gobierno y los movimientos sociales encontró un punto álgido cuando se destaparon una serie de irregularidades en el plan Potenciar Trabajo, que reciben más de un millón de personas en el país, en su mayoría en situación irregular y de vulnerabilidad. A partir de una auditoría encargada por el Ministerio de Desarrollo Social se detectó que un importante número de personas habían adquirido dólar ahorro y contaban con bienes de lujo.

La filtración de este informe despertó el malestar de las organizaciones piqueteras, que ven una especie de “estigmatización” sobre quienes cobran planes, a diferencia de los grupos económicos concentrados.

“Si van a investigar, que investiguen también las irregularidades de no haberles pagado a quienes les correspondía y no violaron ninguna ley. Es mucho más irregular sacarle a alguien que no cometió ningún delito y que necesita ese salario para vivir y le corresponde. Resolvamos esto porque la gente necesita cobrar, pagar el alquiler y vivir”, dijo Juan Grabois, líder de UTEP.

A modo de compensación, el Gobierno nacional decidió otorgar un nuevo refuerzo alimentario, que estará dirigido a municipios del Conurbano bonaerense con el objetivo de llevar paz social a una de las áreas más calientes del país. “Estamos dando un paso importante, que es llevar tranquilidad a los sectores más vulnerables del Area Metropolitana de Buenos Aires”, dijo el presidente Alberto Fernández.

En efecto, el Gobierno enviará 3.300 millones de pesos para los municipios del AMBA “con el compromiso de los intendentes que deben dar respuesta en materia de alimentación”. En ese sentido, el primer mandatario afirmó que el propósito de este nuevo refuerzo es “garantizar que en la mesa de cada argentino esté el alimento necesario en esta etapa del año”.

Los municipios que firmaron el convenio de refuerzo alimentario son: Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Cañuelas, Ensenada, Escobar, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, Ituzaingó, General Las Heras, General Rodríguez, General San Martín, José C. Paz, Hurlingham, La Matanza, Luján, Malvinas Argentinas, Marcos Paz, Morón, Mercedes, Moreno, Navarro, Presidente Perón, Lomas de Zamora, Merlo, Pilar, Punta Indio, Quilmes, San Fernando, San Vicente y Tigre; es decir, todos oficialistas.
COMENTARIOS
  • Genéricos