La Plata, Bs As.
Viernes, 9 diciembre 2022

Tierra seca: emergencia agropecuaria
La sequía que atraviesa la provincia de Buenos Aires golpea al sector agrícola y como consecuencia, hará lo propio en la industria alimenticia. Los números que deja la emergencia en el sector.
Tierra seca: emergencia agropecuaria
El fenómeno climatológico de “La Niña” se mantiene en la región por tercer año consecutivo causando estragos en la producción agrícola. Este 2022 continúa con una fuerte sequía en la zona centro y que afecta fuertemente a gran parte de la provincia de Buenos Aires. Tanto es así, que el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, se encargó de anunciar una serie de ayudas para paliar las pérdidas del sector a través del Programa Avanzar Productivo.

La falta de precipitaciones y las frecuentes heladas sobre el sudeste de la provincia de Buenos Aires continúan condicionando el crecimiento del cultivo, evaluándose el impacto del clima sobre el crecimiento del cultivo.



La sequía no afloja

Un total de 140 millones de hectáreas están afectadas por la sequía en el país, principalmente en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos.

En esos tres distritos, hay siete millones de hectáreas en condición de "sequía severa", lo cual afecta gran parte de la producción en esa zona, denominada "núcleo".

"Tenemos ahora un déficit de lluvias más bajo del que tuvimos entre 2007 y 2009, cuando se registró la última gran sequía", puntualizó la encargada de la Oficina de Monitoreo de Emergencias Agropecuarias, María de Estrada.

Según de Estrada, "hay condiciones de déficit hídrico en la zona central del país, que para revertirse requieren la ocurrencia de lluvias superiores a las normales, que no están siendo pronosticadas por ninguno de los modelos disponibles".

"Por tercer año consecutivo prevalecen condiciones de La Niña y se espera que se prolonguen hasta el verano 2022/2023", añadió la funcionaria, quien a la vez explicó que este fenómeno "se manifiesta acentuando los déficits de lluvia en el centro-este del país y las temperaturas por encima de lo normal en la zona central".

En este marco, el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, consideró que la sequía provoca "una situación muy tensa y crítica" en las zonas productivas del país, ya que el fenómeno lleva tres años.



Graves consecuencias para la producción de trigo

Como informó La Tecla.info, un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires advirtió sobre las consecuencias de la sequía en la producción de trigo. Mientras el precio de la harina preocupa por su impacto en el pan, aparece en el radar un nuevo problema que complica más los planes en el marco de la batalla contra la inflación que emprende el Gobierno.

Al respecto, señalaron que la falta de precipitaciones y las frecuentes heladas sobre el sudeste de Buenos Aires continúan condicionando el crecimiento del cultivo y ya se prevén mermas en los rendimientos.

“A la fecha, un 15 % de los cuadros se encuentra en plena espigazón”, explicaron, agregando que “dicha región juega un rol clave en el aporte a la producción nacional con una participación media del 15,2 % del total durante las últimas cinco campañas”.



Massa, al rescate de los productores

En tanto que a nivel nacional, el Gobierno otorgará aportes no reintegrables por montos que van de $6.000 hasta $20.000 a pequeños productores de soja y de maíz, para financiar la compra de fertilizantes y semillas.

Los productores de hasta 400 hectáreas de soja recibirán $6.000 por hectárea, mientras que los pequeños productores de maíz -de hasta 100 hectáreas- contarán con una ayuda de $20.000 por hectárea.

Estos montos aproximados surgen al calcular el 40% de lo que los productores invierten por hectárea en fertilizantes y semillas, que será en concreto la ayuda estatal. La iniciativa persigue el objetivo de ayudar a los productores para aumentar la superficie sembrada el año que viene.

De esta forma, un productor de soja de 400 hectáreas recibiría un monto total aproximado de $2.400.000 y uno de maíz de 100 hectáreas alcanzaría los $2.000.000.

La medida fue comunicada por Bahillo a las autoridades de las cuatro entidades que conforman la Mesa de Enlace (Sociedad Rural Argentina, Confederaciones Rurales Argentinas, Coninagro, Federación Agraria), en una reunión que se celebró en la sede de la cartera de Agricultura.

La iniciativa, que comenzará a regir el 1 de noviembre, se da en el marco de ampliación del programa de fortalecimiento para pequeños y medianos productores anunciado semanas atrás por el ministro Massa, que contempla partidas por un total de alrededor de $40.000 millones.

Fuentes oficiales informaron que el monto final podrá ser ampliado dependiendo de la cantidad de productores que se inscriban al programa, y por la posibilidad de que la ayuda se extienda a otros cultivos o economías regionales.



Quiénes podrán acceder

Podrán participar aquellos productores pymes que no se hayan registrado en el Programa de Incremento Exportador (PIE) conocido como “dólar soja” y, en el caso específico de la oleaginosa, quienes no tengan más de un 15% de stock retenido.

La decisión final de la medida contempló un aumento desde las 200 hectáreas de soja previstas originalmente hasta las 400, de acuerdo a lo informado hoy por voceros oficiales.

De esta manera, los productores de soja de hasta 400 hectáreas y los de maíz de hasta 100 recibirán una ayuda equivalente al 40% de lo que deben invertir por hectárea en fertilizantes y semillas.

En concreto, los productores de soja recibirán un aporte aproximado de $ 6.000 por hectárea para solventar la compra de semillas y fertilizantes. En el caso del maíz, en tanto, productores recibirán aproximadamente $ 20.000 por hectárea.

Los productores que quieran recibir los beneficios deberán anotarse en un registro de AFIP, que luego validará las habilitaciones.

Al salir de la reunión con Bahillo, el titular de Federación Agraria (FAA), Carlos Achetoni, sostuvo en declaraciones a la prensa que la iniciativa “viene a equiparar en el beneficio a los que vendieron dólar soja de los que no lo hicieron para que puedan sembrar la próxima cosecha”.

Al respecto, fuentes oficiales de Agricultura descartaron un cierre de las exportaciones de trigo, dijeron que no hay voluntad de subir retenciones y adelantaron que se contemplan alternativas si se agrava la situación a causa de la sequía.

Además, según estimó la Bolsa de Comercio de Rosario, por la sequía caería 35% el ingreso de dólares y el BCRA contaría con US$1.500 millones menos.

A su vez, debido a la escasez de trigo también podría repercutir en la bolsa de harina en las próximas semanas: presión sobre el valor de los alimentos



La oposición exige auxilio

El senador bonaerense de Juntos por el Cambio, Joaquín De la Torre, presentó un proyecto de Ley para declarar el estado de Emergencia Agropecuaria en todo el territorio de la provincia de Buenos Aires por las “pérdidas inesperadas” e irrecuperables que ha ocasionado la sequía.

“Es como el de ganancia inesperada del kirchnerismo, pero todo lo contrario”, explicó el peronista en Juntos, añadiendo que “hace mucho que no llueve en la provincia de Buenos Aires y hay campos que no pueden producir”.

En tal sentido, dijo que “por medio de este proyecto queremos reconocer y acompañar al campo en los momentos más difíciles que le toca atravesar. El Estado no sólo debe estar cuando el campo tiene ganancias sino especialmente cuando tiene pérdidas. En una situación de emergencia como la actual es necesario apoyar a uno de los principales motores de la economía de la provincia y del país”.

Por otra parte, De la Torre sostuvo: “Debido a las inclemencias climáticas que han tenido que soportar los últimos dos años los productores agropecuarios de la Provincia es que el presente proyecto de Ley propone declarar la Emergencia Agropecuaria para eximirlos del Impuesto Inmobiliario Rural por el próximo año, y, a la vez, condonar las deudas de ese impuesto de los últimos 2 años. Asimismo, que hasta el 31 de julio de 2023 los productores pueden acceder a los beneficios de la Ley 10.390”.

En ese sentido, el exintendente de San Miguel y exministro de la gestión de María Eugenia Vidal, comentó que “un Estado presente es un Estado que acompaña a sus productores en los momentos de mayor dificultad, para que no dejen de generar esa riqueza de la cual se nutre toda la sociedad”.

Por último, lanzó: “No es razonable que con la grieta ideológica el kirchnerismo busque enfrentar al campo con el resto de la sociedad, como lo ha hecho siempre. El Gobierno tiene que dejar de hablar para su tribuna y explicarle a la sociedad que la redistribución de la que tanto habla es posible gracias a lo que produce el campo”.



Provincia en alerta y con reuniones sectoriales

El ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, expresó sobre la reunión con la Comisión Agropecuaria que: "Esta reunión busca avanzar en la declaración de emergencia por sequía en algunos municipios. Los últimos 3 meses se han visto afectados los cultivos y la producción ganadera".

La Comisión de Emergencia Agropecuaria está conformada por representantes del Ministerio, el BAPRO y demás organismos del gobierno bonaerense

Asimismo, advirtió que el funcionario agregó que "por más que ahora llueva la afectación a los cultivos de invierno ya está dada".

En la reunión de este lunes, se tratarán las declaraciones de emergencia en los distritos de Junín, Baradero y San Pedro.

Gustavo Frederking - Presidente de la Sociedad Rural de Junín y Prosecretario de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap)

Los trigos, en algunas zonas de la Provincia, no existen más: se los dieron de comer a las vacas o se hicieron rollos

En diálogo con La Tecla el titular de Junín, criticó las medidas implementadas por el gobierno para asistir a los productores y habló de los alcances de la sequía en territorio bonaerense.

“No estamos de acuerdo con este tipo de proceder, de seguir gobernando con subsidio más subsidio. Viene el dólar soja y después dos restricciones del Banco Central totalmente dañinas, arbitrarias y que generan una situación de injusticia y discriminación total”, comenzó.

“Deberían implementarse medidas con reglas claras y de largo alcance, que den previsibilidad al productor. Acá es como ir de parche en parche, de subsidio en subsidio, es una situación que varía todos los días. No creemos que la forma sea con este tipo de medidas, la verdad es que no nos parecen positivas. No queremos como entidad normalizar esta forma de gobernar con todas estas restricciones, con medidas que duran un tiempo y después se cambian”, acusó.

No obstante, el referente de Junín señaló que “esas cuestiones pasan a segundo plano” con la situación de sequía que se vive al interior de la Provincia. “Es de una magnitud preocupante. De alguna forma las lluvias de ahora traen alivio y esperanza de que eso se pueda revertir, tratamos de pensar en positivo. La realidad es que los trigos, en algunas zonas de la Provincia, no existen más, se los dieron de comer a las vacas o se hicieron rollos. Estamos muy preocupados, es una situación en donde lo único que podemos tener como un aliciente es tener la Ley de Emergencia Agropecuaria acorde a la realidad”, añadió.

En este marco, Frederking consideró que la normativa debería contemplar situaciones como las que el sector debe atravesar hoy en día. “Cuando los productores producen y tienen cosecha hay estimaciones que indican que dos de cada tres camiones se los lleva el Estado. Pero cuando hay sequía no, no hay ningún beneficio para el productor. Tenemos una Ley de Emergencia Agropecuaria que no sirve para nada, es lo mismo que esté o no esté, el único beneficio es que podemos posponer el pago de impuestos pero no cambia nada porque se acumulan. Claramente tenemos que trabajar en cambiar esta ley que no tiene ninguna utilidad y que está hace muchos años. Vamos a intentar entablar un diálogo con los legisladores para eso”.

Por último, indicó que el dólar soja “de alguna forma fue un beneficio para los productores, pero no es una política con la que nosotros estemos de acuerdo. A nosotros nos parece que esa medida habría que tomarla no por un mes sino por mucho tiempo y que estén incluidos todos los cereales y todas las economías regionales”.

“Fue una medida macroeconómica ante una situación de escasez de reservas, pero en ningún momento se buscó beneficiar al productor”, concluyó.



Alberto del Solar Dorrego - Presidente de la Sociedad Rural de Rojas

El campo no necesita que lo subsidien, no necesita que lo ayuden, necesita que lo dejen producir libremente

En Rojas, uno de los distritos en donde la Provincia declaró la emergencia agropecuaria, la situación es alarmante. En comunicación con este medio Dorrego, explicó los percances que trae aparejados el fenómeno climatológico de “La Niña” para los cultivos.

“El perfil del suelo se encuentra totalmente seco en estos momentos. El año pasado había algo de humedad en el suelo y con las lluvias, que fueron más o menos parejas, se pudo completar una buena campaña de soja, no así de maíz”, afirmó.

“En estos momentos estamos ante una tercera Niña. La napa freática en el partido de Rojas está al doble de profundidad de lo que es normal. En este campo donde yo vivo normalmente está entre los 3,80 y 4,20 metros, pero en estos momentos está superando los 8 metros de profundidad: eso quiere decir que lo que sembras, el cultivo que puedas hacer de soja, sorgo o girasol solamente va a recibir humedad de las precipitaciones que ocurran. Si esas precipitaciones no ocurren o no son continuas a lo largo del mes (lo ideal es una vez por semana) en el suelo no van haber absolutamente nada de humedad, nada de reservas hídricas”, explicó.

En esta línea, el referente rural de Rojas añadió que “otro de los procesos que se producen es que al no haber humedad las raíces no pueden profundizar. Al no poder profundizar las raíces por falta de humedad también tienen otro problema, que es la cantidad de nutrientes que pueden extraer del suelo porque se está limitando el volumen de suelo adonde pueden llegar. Lo que va a ser determinante en estos momentos para la próxima campaña es básicamente si llueve o no, porque reservas hídricas no hay”.

Por otro lado, en cuanto a las medidas implementas por el gobierno en el último tiempo para asistir al sector, indicó: “Nosotros somos muy críticos ante las medidas, porque lo que se está ofreciendo son migajas comparado con lo que se está llevando el gobierno entre las retenciones, la brecha cambiaria y todos los impuestos que uno paga. Hablar de entregarle 30 mil o 40 mil pesos por hectárea a los productores es un chiste”.

Por último, señaló que le pediría al gobierno “una cosa muy simple”. “Que le levante la pata al campo, que saque las retenciones, que haya un solo dólar y no varios a la medida de sus necesidades. El campo no necesita que lo subsidien, no necesita que lo ayuden, necesita que lo dejen producir libremente. Eso le diría al gobierno, pero no creo que suceda. Habrá que esperar a ver qué pasa en un futuro. Lamentablemente muchos políticos no están dispuestos a sacar retenciones, lo dijo (Horacio) Rodríguez Larreta el otro día en Pergamino cuando se lo preguntaron. Dijo que “no están dadas las condiciones, el gobierno necesita de las retenciones”, o sea que va a seguir siendo el productor el que banque una gran parte del gasto público”, concluyó, desesperanzado.
COMENTARIOS
  • Genéricos