La Plata, Bs As.
Martes, 29 septiembre 2020

MAR DEL PLATA
El plan del gobierno para reactivar la construcción
El Ejecutivo elevó al Concejo el borrador de un programa para impulsar la industria. Se contemplan facilidades normativas para hacer edificios con más pisos que los actualmente permitidos en algunas zonas de la ciudad. Los colegio profesionales, marginados. Quiénes están detrás de la iniciativa
El plan del gobierno para reactivar la construcción
En los últimos días, el Departamento Ejecutivo elevó al Concejo Deliberante, a través de la Secretaría de Obras, un “Plan de Reactivación de la Industria de la Construcción”. La propuesta se sustenta en tres ejes, bajo la premisa de la “generación de empleo”: modernización administrativa, instrumentos normativos e incentivos económicos.

Según supo este medio, detrás del programa estaría el mismo secretario de Obras, Jorge “Guasa” González, en coordinación con su socio en el ámbito privado, el ex intendente, y arquitecto, Daniel Katz. Ambos tendrían intereses creados en torno al avance del proyecto. El plan habría sido diagramado tiempo atrás, incluso antes de que el propio Guillermo Montenegro asumiera el mando de la ciudad, con el visto bueno de la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina) y los grandes empresarios del sector en la ciudad, como Luis Silva (Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios) y la constructora Ingeniero Miconi y Asociados SA, principalmente.

Entre los aspectos que se pretenden impulsar, sobresale una mayor agilidad en la documentación a presentar para comenzar los trabajos y la regularización de obras no declaradas, lo que podría entenderse ni más ni menos como un plan de amnistía. El mismo consistiría en que se pongan en orden aquellos inmuebles que no tienen presentados los planos conforme se realizó la construcción, con ampliaciones y pisos sin declarar, lo cual implicaría un canal más de recaudación para el Municipio.

Además, se plantea “contener el crecimiento físico de la ciudad, propiciando el crecimiento interior por sobre la expansión" hacia la periferia, en modo “mancha de aceite”. En este sentido, el plan apunta a modificar criterios del Código de Ordenamiento Territorial (COT), más precisamente en los distritos C1 y R1, áreas geográficas de la ciudad nomencladas por la norma en las que se puede edificar. Las zonas delimitadas, a grandes rasgos, abarcan el micro y macrocentro de Mar del Plata. Con corredores que van por Avenida Independencia desde Paso hasta Libertad. Y Colón y Luro, desde Jara hasta casi La Costa.



Para estos sectores, el borrador de proyecto de ordenanza que propone el Ejecutivo establece “un régimen promocional que tendrá como vigencia un año contado a partir de la promulgación de la presente, aplicable a los distritos R1, C1, C1a, mediante el cual se aplicará el indicador máximo del F.O.T y densidad poblacional neta máxima, indistintamente del uso previsto en la propuesta edilicia”.

Aquí emerge una de las claves del expediente: propiciar una mayor flexibilidad en las normativas para construir hacia arriba. Justamente el Factor de Ocupación Total (F.O.T) mide la "superficie total máxima edificable en cualquier número de plantas de los edificios que se proyecten". Mientras que la densidad poblacional neta es la "relación entre la población de un área o zona y la superficie de sus espacios edificables, es decir, libre de los espacios circulatorios y verdes públicos".

Al permitir los máximos indicadores para ambas variables, el gobierno da un guiño o cierto marco legal, en caso de que prospere la ordenanza, para justificar eventuales excepciones al COT, que pone límites en la cantidad de superficie a construir según la zona de la ciudad, su morfología, densidad poblacional que hay en el área, etcétera.

Otro punto a destacar es el armado de un Polo Tecnológico en el polígono que conforman las calles San Martín, Funes, 3 de febrero y Chile, con un descuento del "80% en el derecho de construcción", y una de las claves para que Mar del Plata se transforme en una “Ciudad del Conocimiento”.

En lo que respecta a los incentivos económicos, entre otras cuestiones, se plantean facilidades para los desarrolladores para obtener la factibilidad de servicios por avance de obra brindada por OSSE y menores costos en la tasa por servicio técnico de la construcción y la de grandes generadores (Emsur).

Fuentes calificadas aseguraron a este medio que en el armado de este plan los colegios profesionales fueron dejados de lado, a diferencia de las empresas constructoras y la propia UOCRA. De hecho la propuesta fue presentada a los representantes de los arquitectos e ingenieros recién la semana pasada.

La Tecla Mar del Plata pudo confirmar que mañana se evaluará el plan en el Colegio de Arquitectos, y el jueves lo hará el Foro de la Construcción. En principio, en el seno de los profesionales hay descontento, ya que la iniciativa favorece a los grandes empresarios del sector, en desmedro de los profesionales medios, que no tienen la capacidad de inversión o injerencia en los mega proyectos que abarcan la edificación de varios pisos hacia arriba.

En el seno del Concejo Deliberante, quien ya se encuentra realizando gestiones para impulsar la iniciativa es la edil Cristina Coria (UCR). Hoy alejada de la comisión de Obras, desde donde hizo avanzar reiterados expedientes que solicitaban excepciones al COT para construir más pisos, ahora le daría un mayor “marco legal” a la propuesta desde la comisión de Legislación, la cual preside actualmente.
COMENTARIOS
  • Genéricos