La Plata, Bs As.
Sábado, 30 mayo 2020

PANDEMIA
Coronavirus + economía
El avance del COVID-19 obligó al Gobierno a tomar medidas que enfrían aún más el desarrollo económico. Un combo letal para la averiada situación financiera del país y la Provincia. La palabra de los especialistas y el impacto en los municipios
Coronavirus + economía
El pandémico COVID-19, popularmente conocido como coronavirus, llegó para quedarse, al menos por un tiempo (los que saben dicen que pasará el invierno por estos lares). Y más allá de las complicaciones del día a día, por ejemplo, la suspensión de las clases o el parate parcial del transporte, se generan a su vez millonarias pérdidas, que ni siquiera aún han sido calculadas. Para colmo de males, aunque no hace falta ni mencionarlo, la actualidad económico-financiera del país, lejos está de ser de las más sólidas y/o confiables.

Pero en este caso, el problema no es solamente argento. “El coronavirus es y será, sin dudas, el tema del año 2020. A pocos meses de andar, este verdadero cisne negro se catapultó a una velocidad impresionante hacia las portadas de todos los diarios y ocupó, como una marea descontrolada, la totalidad de las horas de medios de radio, televisión y redes sociales”, señala el economista Iván Carrico, y resalta que a “a mediados de enero, nadie había oído hablar del coronavirus”.

El principal problema, después de la salud, es la economía. “El efecto económico de esta plaga podría ser, realmente, devastador, y es por esto que los mercados están mostrando desplomes casi nunca antes vistos”, indica el referente liberal, y recalca que a nivel país, “aún hay espacio para empeorar. En la medida en que esta situación internacional dificulte la negociación de la deuda, y el Gobierno crea que emitir pesos no solo lo ayudará a reducir el costo del crédito, sino también a financiar el exceso de gasto, podemos llegar a un escenario de crisis grave”.

No importa qué escuela teórica defienda el especialista, no importan a esta altura los anuncios del Gobierno nacional, por más benevolentes que sean. Se impone el pesimismo, se impone la realidad del mundo, se impone el cierre de fronteras tanto propias como ajenas. Miedo, pánico, oscuridad; algunas de las tantas palabras que se utilizan por estas horas para definir el panorama a futuro. Y se trata, lamentablemente, de un futuro cercano.

“Hay una porción de la economía que no tendrá un impacto económico directo, porque son empleados públicos o trabajan para empresas que siguen operando, como los fabricantes de alimentos, o que sufren la pandemia, pero tienen espalda para soportar los sueldos. Sin embargo, buena parte de la economía informal, los comerciantes, profesionales y cuentapropistas en general se verán afectados, y la caída del consumo de esos sectores tendrá un efecto multiplicador al resto de la economía”, sostiene Martín Tetaz.

“Cada día que se extienda la epidemia crece el déficit fiscal, y como no hay acceso a los mercados financieros habrá que financiarlo con más emisión monetaria. El coronavirus profundizará la estanflación, frenando más la economía y acelerando la inflación.

La magnitud de ambas cosas dependerá de la duración del virus”, agrega el docente, economista e investigador, dando cuenta, a su manera de ver, de un horizonte, al menos, desalentador.

“El Covid-19 nos agarró muy mal parados, en un escenario de extrema fragilidad e incertidumbre económica”, resume el director de la Consultora Económica, Esteban Domecq, y grafica: “Ocho meses de riesgo país en zona de default, ocho trimestres de recesión, ocho años de estanflación y doce años de desequilibrios macro”.

“Coronavirus en Argentina, no hay margen de error”, concluye, contundente, aunque para adelante no haya más que previsiones.

A ciencia cierta, palpable, no hay demasiado, ni para mal ni para peor (bien, casi imposible). Más allá del pesimismo, la reina de los números es la incertidumbre, el desconcierto. Y eso lleva a gran parte de los especialistas en la materia a optar por el silencio. ¿Cuán devastador puede resultar el coronavirus para la economía argentina? “Tan devastador que prefiero no opinar”, responde el docente de la UBA y titular de AD Consultores, Agustín Datellis, quien suele tener respuesta para todo, pero no para la incipiente crisis.

Eso sí, para el economista jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman, no todo es tan malo; en realidad, sí lo es, pero podría ser peor. Por eso es que prefiere hablar de una “no” mala, en vez de una buena. “Sin un esquema de control de cambios, como el que rige desde agosto de 2019, la crisis habría sido mucho mayor: el dólar se habría disparado, y detrás de él, la inflación, agudizando la caída de poder adquisitivo y la recesión”, sintetiza con respecto al impacto del nuevo gran enemigo del mundo: el COVID-19.

Damián Bonari: “Es momento de respuestas contundentes y coordinadas”

“Tengo el mayor de los espíritus para colaborar como exministro y no generar ningún tipo de ruido que perjudique a la gestión actual. Esto pasa por encima de cualquier ideología, de cualquier gestión de gobierno. Es un momento en el que se requiere extrema responsabilidad y es muy difícil para cualquier funcionario público estar ahí”, aclaró, en primer lugar, Damián Bonari, exministro de Economía de la Provincia.

Con esto dicho, el exfuncionario de Vidal aseguró que la expansión del coronavirus a nivel mundial “tiene impactos claros, obvios, y otros que no terminamos de saber, por más que podamos aventurarlos”.

Bonari también dijo a La Tecla: “Desde el punto de vista macro va a haber me-nor crecimiento global. Nos va a pegar seguro por las exportaciones y por el lado de los insumos que necesitamos importar para producir en Argentina. Es un frente complicado desde el punto de vista real en lo que es el comercio”.

En esta línea explicó que el impacto se va a sentir también en el consumo, don-de se va a registrar una fuerte caída. “No va a haber momento para incremento del salario real. Habrá mayor distanciamiento social, y eso va a tener consecuencias en el ámbito de la informalidad, que representa un 35% en la economía argentina. Habrá un cambio en el patrón del consumo y de precios relativos”. Y añadió: “Obviamente, también va a caer la inversión y habrá un impacto directo en el Estado, con menor recaudación, indefectiblemente, que ya venía medio débil; y también por el lado del gasto. Argentina, en términos relativos con respecto a otros países, tiene menos margen de llevar adelante políticas contra cíclicas, pero las tiene que hacer. En este momento, no podés escatimar un mango en salud y en prestaciones sociales. Es un momento de respuestas contundentes, focalizadas y coordinadas. No hay que achicarse, y confío en las autoridades”

Villa Gesell: el golpe, aún no se nota, pero va a llegar

“Todavía no podemos medir el impacto, estamos a la expectativa, atentos a las medidas que se están tomando a nivel nacional, pero entiendo que, de alguna manera, sí nos va a afectar económicamente”, cuenta ante La Tecla el jefe comunal de Villa Gesell, Gustavo Barrera, quien recalca que “por el momento no tuvimos reclamos de las cámaras empresarias o un pedido de ayuda”, pese a ser una ciudad en la que el turismo suma mucho a la economía.

Tandil: el mejor fin de semana será el peor de todos

“El mundo está teniendo un problema económico grave. Nosotros vamos a tener una disminución del turismo. Seguramente, no va a ser total, porque algunas familias pueden venir y colocarse en una cabaña y estar en un ambiente saludable sin ningún tipo de problemas, pero todos los actos de aventura o turísticos no se van a poder hacer”, dice a La Tecla el intendente de Tandil, Miguel Lunghi, a menos de un mes de la Semana Santa, el más favorable de los fines de semana del año. Y desde su visión de médico señala además: “No veo por qué no va a avanzar el coronavirus, tal como sucedió en España, Francia y Alemania. Los alemanes son muy prolijos y avanzados; y nosotros, muy apegados a las normas, no somos, así que hay que ser más cuidadosos aún”.

Ezequiel Galli: “Se va a sentir el impacto económico”

Para Ezequiel Galli, jefe comunal de Olavarría, las medidas adoptadas que afectan a bares y servicios para frenar el avance del coronavirus tendrán, sin dudas, un impacto económico. “Esto nos retrotrae a lo que sucedió con el tema de la Gripe A”, señala ante La Tecla el mandamás amarillo, aunque re-salta que a los mayores impactos “los vamos a ir viendo con el transcurso del tiempo. Todavía, en Argentina no llegó el frío; cuando llegue esa época es probable que tengamos que destinar partidas extraordinarias para la atención sanitaria”.

Añade el mandamás olavarriense que “se está tomando conciencia; esto es realmente algo serio, y estamos llevando adelante las medidas de prevención necesarias. Pusimos una fuerte campaña publicitaria en redes sociales y estamentos municipales para llevar tranquilidad a los ciudadanos, además de colocar alcohol en gel en todos los lugares que podamos”.

Mario Secco: “La economía, después de la salud”

Saud y economía. Por ahí pasan las grandes preocupaciones a lo largo y ancho del país, y principalmente en Buenos Aires, que, tal como señalan los especialistas, puede llegar a ser la provincia más afectada durante esta crisis.

Sin embargo, el jefe comunal del partido de Ensenada, el kirchnerista Mario Secco, destacó ante La Tecla que lo primero es la salud, por lo que invertirá lo que sea necesario para que su gente se vea perjudicada lo menos posible. “No miro el problema desde el lado económico; nosotros invertimos mucho en salud, estamos muy preparados. A la salud le pongo mucho fierro, no lo miro desde lo que se me cae económicamente”, enfatizó el mandamás del Frente de Todos.

Secco profundizó diciendo que “los empleados de salud, los profesionales y los técnicos de Ensenada, no se van a tomar vacaciones, estamos en alerta”.

Alfonso Prat Gay: “Enfermar la economía para combatir el virus”

Alfonso Prat-Gay, expresidente del Banco Central, en una entrevista con Marcelo Longobardi, dijo que ante esta situación sin precedentes, no sólo los mercados se encuentran “un poco” perdidos, sino que los especialistas y los políticos, también lo están, y que es necesaria una respuesta “única” y “coordinada” ante una cuestión global.

Para Prat-Gay, todo hace indicar que “para combatir el virus hay que enfermar a la economía”, porque la cuarentena implica un parate económico que ocasionará no sólo una fuerte caída en la demanda mundial, sino también una gran cantidad de problemas crediticios.

Mientras dijo que los bancos hacen “lo que pueden”, sostuvo que el Gobierno se vería obligado a imprimir billetes para sostener el consumo, pese a que esa no es una medida recomendada para un país como la Argentina de hoy, pero que no quedará alternativa, porque va a ser peor la gente que va a quedar en la calle que alterar la salud económica del sistema.

“El 70 por ciento de los bonaerenses va a contraer la enfermedad”

“El mayor impacto del coronavirus será en mayo, junio, julio y agosto. Todo lo que se pueda prevenir hoy significan menos pérdidas económicas y humanas cuando llegue el pico de contagio”, dice, sin vueltas, el titular de la Unión de Emprendedores de la República Argentina, Rodolfo Llanos. Y agrega que “el PBI va a caer 2 por ciento si logramos bajar la circulación del virus antes que llegue el invierno; si no lo logramos vamos a perder cerca del 5 por ciento”.

“Los comercios, pymes, emprendedores y empresas deben comenzar de inmediato a organizar sistemas de teletrabajo, trabajo desde la casa, ventas online y delivery de productos (extremando la profilaxis de su personal). Es imprescindible que los bancos amplíen los servicios online, evitando que la gente vaya a las sucursales. Agregar más horas de interacción con la banca digital”, propone Llanos, a manera de rápida solución.

Y esgrime un mensaje también destinado a la industria alimenticia, a la Provincia y a los municipios. “Las industrias alimenticias deben inmediatamente tomar contacto con las autoridades municipales y provinciales para que, juntas, implementen medidas para financiar la producción y el abastecimiento. Los intendentes que no se involucren en dicho proceso someterán a sus vecinos a una situación absoluta de indefensión”, destaca el empresario Pyme.

También lleva el mensaje hacia el campo, que, al igual que los anteriormente citados actores de la cadena alimenticia, tendría que saber o aprender a interactuar con los municipios. “Los productores agropecuarios deberán acordar con intendentes la flexibilización de los sistemas burocráticos para poder faenar/vender localmente y, así, garantizar mejor acceso a los alimentos y acortar la cadena de intermediación, generando mejores precios para el cliente final”, expresa Llanos.

A modo de conclusión, el uno de los emprendedores afirma que es imperiosa “la solidaridad de todos para tomar la pandemia con responsabilidad y ante los primeros síntomas adoptar la cuarentena, para evitar más contagios”. Completa: “El 70% de los bonaerenses contraeremos la enfermedad. La mortandad de vecinos puede bajar significativamente si desde hoy se piensa en sistemas de prevención, sobre todo, para los adultos mayores”.

El sector turístico pide a gritos por la urgente “emergencia económica”

Entre los primeros anuncios de Alberto Fernández se destacó el cierre de los parques nacionales. Sin dudas, un duro golpe para el turismo, uno de los sectores más afectados por el coronavirus. “Hotelería en cero, gastronomía casi en cero; lo mismo sucede con las líneas aéreas, las agencias de viajes no le pueden vender nada a nadie”, se queja el presidente de la Cámara Argentina de Turismo, Aldo Elías, quien hace hincapié en que no sólo se restringió el ingreso de turistas desde el exterior, sino que “también está desapareciendo el turismo interno, porque se recomienda a la gente no salir de sus casas, porque se suspenden todo tipo de eventos”. “Estamos ante una situación única, jamás se vivió algo parecido, va a generar un ruido muy grade en las empresas del sector, que en su mayoría son pymes o empresas familiares”, reflexiona el empresario, y reclama a viva voz que se declare la emergencia económica para la actividad turística. “Hay que salir a pagar los sueldos teniendo cero ingreso”, resume.

Por su parte, Fabián Lattanzio, miembro de Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo, también pinta un sombrío panorama, y suma su reclamo a una pronta declaración de la emergencia económica. “Hoy podemos decir que el 90 por ciento de las personas canceló sus reservas; y, obviamente, no hay más ventas hacia adelante, porque la gente tiene miedo de viajar”, dice el empresario.
COMENTARIOS
  • Genéricos