La Plata, Bs As.
Sábado, 6 junio 2020

DEUDA
La economía después del pago
El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, decidió cumplir con el pago del primer vencimiento de deuda. La medida llegó en el medio de la gira europea de Alberto Fernández. Cómo queda el tablero de la deuda nacional después de la truncada negociación bonaerense
La economía después del pago
El pasado martes, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que cumpliría con el pago del bono BP21 de unos 250 millones de dólares. Lo hizo en conferencia de prensa, junto al ministro de Hacienda Pablo López, y después de tres semanas de especulación con un eventual “default” al no cumplir con el pago. Incluso, la estrategia llevó a la administración bonaerense a reperfilar el vencimiento del plazo de acuerdo por cuatro veces.

La decisión final, a favor de honrar las deudas, llegó en el medio de la gira europea del presidente Alberto Fernández. Después de visitar Israel, el Jefe de Estado llegó al Vaticano, España, Italia, Francia y Alemania, para sumar adhesiones internacionales a la reestructuración de la deuda nacional.

En definitiva, tal como detalló LaTecla.info, mientras Fernández negociaba con los líderes mundiales que tienen peso propio en el Fondo Monetario Internacional (FMI), desde la Provincia se agitaba el fantasma del default. Un antecedente más que negativo para el país en caso que así ocurriera. Por ello, el propio Alberto le pidió a Cristina Fernández de Kirchner que interceda ante el mandatario bonaerense y evite generar un problema “personal” entre la Casa Rosada y la Gobernación.

De esa manera, Kicillof con López como escolta, anunció el cumplimiento del primer vencimiento que fue más celebrado en Europa que por los propios acreedores. Al día siguiente al anuncio del mandatario provincial, el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán tendría su encuentro en la Universidad Pontificio del Vaticano junto al Papa Francisco y la titular del FMI, Kristalina Georgieva. Como si fuera poco, el Riesgo País tomó lectura del cumplimiento bonaerense y descendió varios cientos de puntos al tiempo que los bonos mejoraron su valor en el mercado. La decisión fue correcta celebraron en Nación de cara a la reestructuración que busca alcanzar Guzmán.

Después de las idas y vueltas de Kicillof, varios economistas coincidieron que acatar el pedido de la Nación y aceptar el pago de la deuda fue la decisión acertada. “Hubiera sido un suicidio que la Provincia entre en default, eso hubiese complicado la deuda de Nación”, detalló a LaTecla.info el especialista Martín Tetaz, quien agregó: “la decisión de pagar es correcta”.

De esa manera, señaló que “lo que complica o le baja un poco el precio a los negociadores es toda la pantomima de la negociación, el intento fracasado en la reestructuración. La jugada, desde el principio hasta el fin, terminó mal. Mostró una debilidad del negociador que amagó con no pagar y terminó pagando”.

“De alguna manera los inversores le tomaron el tiempo (a Kicillof), dándose cuenta que obviamente el gobierno estaba en esa disyuntiva de tener que pagar si o si. Marca un precedente complicado, en los próximos canjes es más difícil que acepten entrar los inversores si aparece la misma estrategia”, manifestó. En ese sentido, destacó que “Guzmán no es Kicillof, uno espera que encuentre una forma inteligente de abrir la negociación y que aprenda de esto que pasó, puede terminar saliendo bien si se aprende de lo que pasó”.

Por su parte, Hernán Letcher, titular Centro de Economía Política (CEPA), remarcó que la aceptación del fracaso en la negociación y el posterior pago “es para no entorpecer la discusión nacional y el resto del debate provincial”. En tanto, el economista advirtió que el precedente que marcó el gobernador no se repetirá en la negociación de la deuda restante. “Me queda claro que Kicillof anuncia dos cosas, que va a pagar ese vencimiento pero a la vez que inicia el proceso de reestructuración. Se le dio poca entidad a esta segunda cosa que dijo, pero es muy trascendente, pero básicamente refiere a que el resto de los vencimientos, que son la gran mayoría, esos montos van en el proceso de reestructuración. Dicho de otro modo, no los van a pagar al 100 por 100”, explicó.

En definitiva, si bien el escenario es complejo, la decisión bonaerense de acabar con la especulación de default tuvo un leve impacto positivo. Al mismo tiempo, la gira por el Viejo Continente dejó un posición fortalecida para Martín Guzmán y Alberto Fernández. “La gira es muy buena, mejor de lo que se esperaba, hay muy buena recepción de los países con peso en las decisiones del FMI”, sostuvo Letcher. En ese sentido, remarcó que fue “muy positiva, incluso, la relación con el FMI”.

“La posición del Papa que fue muy directa respecto de la cuestión de la deuda, daba la impresión que el encuentro en la Universidad Pontificia era casi de la agenda oficial de la reestructuración de deuda argentina, ese combo facilita la negociación de Guzmán”, abundó. No obstante, marcó una luz de alerta: “No por ello festejaría de manera anticipada, va a ser una discusión muy difícil y muy tensa. La licitación que tiró el gobierno por 1.600 millones de dólares solo recibió un 10 por ciento de aceptación, eso ilustra un anticipo de lo arduo y difícil que va a ser la renegociación de la deuda”.

El apoyo internacional

“Es justo el principio de que las deudas deben ser pagadas. No es lícito en cambio exigir o pretender su pago cuando esto impondría de hecho opciones políticas tales que llevaran al hambre y la desesperación. No se puede pretender que las deudas contraídas sean pagadas con sacrificios insoportables. En estos casos hay que encontrar, como está sucediendo en parte, otras soluciones como la dilación, la reducción o la extinción de la deuda, compatibles con los derechos fundamentales de los pueblos a la subsistencia y al progreso”, sostuvo el Papa Francisco ante la mirada aprobadora de Martín Guzmán y la presencia de la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

El posicionamiento del Vaticano fue uno de los más importantes en la gira internacional de Alberto Fernández. Es que, de antemano, el Jefe de Estado y el Sumo Pontífice tuvieron varias conversaciones al respecto. Incluso, el ex Arzobispo habló en soledad con Guzmán sobre el tema.

Asimismo, el mandatario francés Emmanuel Macron anunció su aval a la gestión Fernández. "Francia se mantendrá junto a ustedes y se movilizará con el FMI y otros socios para ayudar a Argentina a volver al camino del crecimiento, de una deuda sostenible", declaró Macron. Desde España, Sánchez trasladó a Fernández la “solidaridad” de su Ejecutivo para "superar la difícil situación económica y social que vive Argentina, así como el respaldo en el proceso de renegociación de la deuda.”

“Sabemos que Argentina no se encuentra en una situación económica fácil y es importante que hablemos sobre nuestras relaciones económicas y pensemos en cómo ayudar. Celebramos las reuniones con el FMI y hablaremos de eso”, dijo Angela Merkel, la líder política alemana.
COMENTARIOS
  • Genéricos