La Plata, Bs As.
Viernes, 20 septiembre 2019

PRELIMINARES HOTS
Arte y técnica de los masajes eróticos
Es una alternativa más para incrementar la pasión, mejorar la vida sexual de pareja y reconectar con el otro desde un aspecto mucho más íntimo y distinto al habitual
Arte y técnica de los masajes eróticos
Nadie puede resistirse a unos masajes al final del día. Pero si encima te dijeran que esos pueden convertirse en un preliminar sexual sumamente excitante y relajante, que además promete conectarte con tu pareja desde otro aspecto al habitual, ¿qué dirías?

Esos son los masaje eróticos, una alternativa más para incrementar la pasión y mejorar la vida sexual en pareja. Su principal objetivo es despertar los sentidos para incitar al deseo.

En este punto es importante distinguir los masajes relajantes de los eróticos. Mientras que los primeros buscan quitarle las tensiones y contracturas a una persona; los segundos se dan en pareja con el fin de recrearse uno en el cuerpo del otro para poco a poco provocarse y proporcionarse placer mutuo. Por esto mismo, toda acción que se realice debe estar hecha en clave erótica, es decir, con la clara intención de provocar y excitar.

Aquí es importante destacar dos puntos: en primer lugar, que el masaje erótico no debe llevarse a cabo solo con las manos, sino con todas las partes del cuerpo, y que deber realizarse de manera cadenciosa y con movimientos lentos para potenciar el placer. 

Al respecto, los especialistas en esta técnica aseguran que los brazos, los codos y las manos son las partes del cuerpo más usadas, pero que también es habitual recurrir a estimular con los pechos, las nalgas y los pies.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que la desnudez será muy importante a nivel visual, ya que el hecho de encontrarse despojados de todo tipo de prendas dará una mayor intimidad a la relación y le permitirá a ambas partes notar cómo el otro reacciona a los estímulos proporcionados.

En este sentido, los expertos señalan que hay que tener en claro qué zonas masajear y cómo hacerlo, porque aquí otro de los puntos fundamentales será deternerse en cada parte del cuerpo, incluso en aquellas que solemos pasar por alto. Por ejemplo, ¿alguna vez tocaste la parte de atrás de la rodilla de tu pareja? Seguramente, no. Sin embargo, es una zona erógena fantástica y súper sensible.

En esta nota La Tecla te enseña todo lo que tenés que saber para enloquecer a tu pareja con unos masajes.

TIPS PARA UNA SESION INOLVIDABLE

Antes de comenzar con el masaje, será muy importante la elección del lugar y la ambientación del mismo. Es decir, el masaje erótico debe realizarse en un espacio cómodo e íntimo. Para favorecer las condiciones, podés seleccionar una música tranquila y optar por luces tenues. 
En segundo lugar, te aconsejamos jugar con los aromas y las texturas. Una buena estrategia es recurrir a los aceites afrodisíacos tales como los de canela, lavanda, jazmín y sándalo.
Cabe destacar que, si bien existen aromatizantes procesados, es mejor recurrir a los aceites naturales como un tipo de aromaterapia que estimulará el placer olfativo, mejorará el estado de ánimo para el momento de intimidad y ayudará a liberar tensiones que podrían interferir en el encuentro sexual.

LOS CUATRO MOMENTOS

Los masajes eróticos tienen un orden y se dividen en cuatro etapas:
- Amasamiento: el masajista debe levantar, apretar y enrollar la piel entre el pulgar y los dedos de una mano, deslizándola hacia la otra. Esta técnica es súper útil en zonas musculosas tales como caderas, nalgas y muslos.
- Masaje ondulatorio: aquí debés cerrar las manos para formar un puño. Con la mitad de los dedos vas a ir presionando la piel y haciendo pequeños movimientos circulares. Es aconsejable realizarlo en hombros, palma de las manos, pies y pechos.
- Ventosa: con los pulgares hacia adentro y los dedos juntos, debés ir dando suaves golpecitos en las distintas partes del cuerpo. La sensación será refrescante.
- Pequeño golpes: ideal para áreas musculosas, aquí debés cerrar los puños y dar ligeros, pero enérgicos golpecitos sobre la piel, alternando el anverso y reverso del puño. 

DESCONECTARSE PARA CONECTAR

Para realizar un buen masaje erótico se debe dejar de lado todo tipo de ansiedades. El masajista debe explorar detenidamente cada una de las partes del cuerpo de su compañero prestando especial atención a las reacciones de éste ante cada uno de sus estímulos.
La idea es variar la presión, el compás y el ritmo de los distintos tipos de caricias. 

CADA PARTE DEL CUERPO A SU TIEMPO

Así como las técnicas de masajes tienen sus momentos, acorde a nivel de excitación que proporcionan; las partes del cuerpo se masajearán de acuerdo a un orden que va gradualmente de menor a mayor. 
En este sentido, se aconseja comenzar por la cabeza, seguir por la espalda, continuar por los pechos, brazos y nalgas; y luego pasar a los pies; dejando así la zona genital para el final.
COMENTARIOS
  • Genéricos