La Plata, Bs As.
Viernes, 22 febrero 2019

INTERNA
El trasfondo económico en la disputa de Vidal con Nación
La Gobernadora, protagonizó una disputa que en parte tuvo como meta nuevos fondos económicos para la Provincia, contra los dos hombres de confianza de Mauricio Macri. Llegaron importantes recursos y la Provincia podrá garantizar las obras con las cuales buscará el triunfo en octubre. El costo político puede ser alto, pero en calle 6 confían en no pasar sobresaltos electorales
El trasfondo económico en la disputa de Vidal con Nación
Sobre el cierre de enero, la gobernadora María Eugenia Vidal finalmente anunció la suerte electoral de la provincia de Buenos Aires y los comicios que definirán al próximo dueño del Sillón de Dardo Rocha no se adelantarán. Es decir, la papeleta que pondrá en juego su reelección irá atada de la imagen del presidente Mauricio Macri, quien también buscará perpetuarse por otros cuatro años.

De esa manera, la mandataria provincial se muestra como vencedora en la interna económica dentro de Cambiemos. Claro, mientras las fotos del oficialismo muestra a los dirigentes en sintonía y felices, no es más que una pantalla para no mostrar fisuras a nivel nacional.

Como ya evidenció LaTecla.info en sus informes especiales, la relación entre el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, y Vidal, lleva años de desgaste. A la disputa de poder, se le sumó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien ve en la Gobernadora a la autora intelectual de una salida del Gobierno que finalmente no prosperó durante la crisis de septiembre económica de 2018. Por ello, el encargado de la economía nacional cortó varios recursos que Nación giraba a la Provincia.

Así, la mesa política bonaerense de solo dos patas –Vidal y su jefe de Gabinete, Federico Salvai – planteó una jugada para marcarle la cancha a sus rivales en Nación y sacar rédito bonaerense. En parte, el desdoblamiento de las elecciones, con sectores del peronismo como artífices necesarios, se trató de una jugada para que la Provincia presione políticamente a los recursos de la Nación.

“Si llegan los 18 mil millones del Fondo del Conurbano, no se desdobla las elecciones, se vota como siempre y acá no pasó nada”, se cansaron de repetir en la cúpula del PRO bonaerense durante las últimas dos semanas de diciembre pasado. Es decir, la bicameral de carácter no vinculante, a la que el Frente Renovador y el Frente Amplio Justicialista le pusieron varias fichas en su desarrollo, no fue más que una pantalla mientras el debate real se daba en términos económicos.

De esa manera, con la presión de ir a una elección presidencial sin la dirigente con mejor imagen del país en la misma papeleta, la Provincia presionó a la Nación y esta respondió.

“María Eugenia (Vidal) quiere los fondos para hacer obras, sin la plata no hay obras en los distritos y ahí, ¿cómo ganas?”, explicaban desde el gobierno provincial a LaTecla.info. En otras palabras, Vidal utilizó sus votos propios para marcarle a Macri (Peña y Dujovne) que su suerte en octubre depende de como juegue ella.

Por caso, con la aprobación de la bicameral no vinculante, el temor de un juego electoral en soledad comenzó a circular en los pasillos de la Casa Rosada. Con dicho panorama, Nación se movió rápido y los gestos fueron claros. El 28 de diciembre, a través de la Anses y con fondos que según el ministerio de Economía estaban “comprometidos”, llegaron a las arcas provinciales 28 mil millones de pesos. Tres semanas más tarde, el 17 de enero, con el libro kirchnerista del reparto de fondos, Macri volvió a girar 10 mil millones de pesos desde la Anses para Vidal. En total, fueron 38 mil millones de pesos en menos de un mes.

Una suma más que relevante para dotar de aire a las cuentas bonaerenses en el inicio del ejercicio 2019. “¿Tan mal se está que mandan 40 mil millones?, el año recién empieza, algo hay”, sostenía en los últimos días, mientras Vidal se mostraba con Macri por segunda vez en 48 horas, un operador del massismo.

Así, once días después del anuncio del último giró de recursos desde la Anses a la Provincia, la Gobernadora lanzó un plan de créditos para los distritos. Los recursos que se pondrán parcialmente (3 mil millones de pesos) a disposición de los distritos que quieran endeudarse para realizar obras solamente serán para quienes hayan firmado el Pacto Fiscal.

Es decir, tal como se manifestó previamente: “María Eugenia (Vidal) quiere los fondos para hacer obras, sin la plata no hay obras en los distritos y ahí, ¿cómo ganas?”.

En definitiva, Vidal utilizó sus números de aprobación y la elevada intención de voto, para presionar los recursos del gobierno de la Nación y conseguir financiamiento para el año electoral. Claro está, en el Ejecutivo bonaerense creen que siempre que haya obras en las calles de los distritos, la Provincia la ganan tranquilos a pesar de Macri en la cabeza de la boleta.

La suerte de los Intendentes

Bastante diferente es el escenario para los jefes comunales, principalmente en el Conurbano. Es que, la unidad de las tres disputas en la papeleta (municipal, gobernador y presidente), no cayó de la mejor manera y en la Tercera sección electoral ya comienza a circular el fantasma de la histórica boleta corta.

Los intendentes que no atraviesan los mejores días y que ya sintieron el rigor de una elección complicada en 2017, son los que expresan el temor a compartir la boleta con Mauricio Macri a la cabeza. En definitiva, temen que el corte se de por el medio, y queden eximidos los dos extremos.

Ante ello, uno de los hombres que no lleva la gestión en el mejor de los rumbos, sostuvo a este medio: “Las PASO van a ser una encuesta, y en octubre aparece la boleta corta”. Incluso, desde el interior radical remarcaron a LaTecla.info que “hoy ir en la boleta con Macri, resta”.

Es decir, una vez más se hará presente la histórica estrategia de los intendentes de militar solamente por su candidatura.

La Legislatura

Una de las puntas políticas para el desdoblamiento electoral era avanzar en un mayor control de la Legislatura bonaerense. Vale recordar que, después de los comicios de 2017, el Senado quedó con un escenario favorable para el oficialismo y posee la mayoría de los escaños. Por caso, solamente necesita dos votos para la mayoría absoluta y no tuvo problemas en conseguirlo de la mano del Frente Renovador.

En ese sentido, siempre según el horizonte manejado por Gobernación, la Cámara Alta plantea un escenario favorable. De las cuatros secciones que se renuevan, tres pertenecen a núcleos duros de votantes del oficialismo, el interior. En total, la Segunda, Sexta y Octava sección ponen discusión 14 senadores. Por su parte, el histórico bastión peronista, la Tercera, pone en debate 9 sillas. De esa manera, apuestan a inclinar la balanza en el Senado con el peso del interior. Incluso, solo miran a la fortaleza pejotsita: “En el peor de los casos, sacamos el mismo número que en 2015 y mantenemos las bancas de la Tercera”.

La historia en Diputados es diferente, pero la lectura no tiene grandes diferencias. La renovación de los escaños pasará por la Primera, Cuarta, Quinta y Séptima secciones electorales. De esa manera, en cuanto a la representante del Conurbano defienden a capa y espada la caída del peronismo desde la división en dos: “Desde 2013 vienen perdiendos votos elección a elección”. Claro está, en dichos comicios, el PJ inició su división en dos sectores (Frente Renovador – Frente para la Victoria), además se le sumó otro frente en los últimos comicios (Frente Justicialista Cumplir). Es decir, todos los escenarios del oficialismo apuestan a un peronismo dividido. Incluso, no descartan negociar con sectores con base pejotista en caso de ser necesario.

En tanto, nuevamente el interior, principalmente la Cuarta sección, donde pisa fuerte la Unión Cívica Radical, es uno de las aguafuertes de Cambiemos para emparejar el escenario en la Cámara baja.

En definitiva, Cambiemos busca mantener el vínculo con el interior bonaerense que lleva varios años distanciado del peronismo. De esa manera, con una base en el Senado lograda en 2017, y una elección que en el peor de los casos repita la historia de 2015, el oficialismo asegura que no tendrá grandes problemas en la Legislatura venidera.
COMENTARIOS
  • Genéricos