La Plata, Bs As.
Martes, 20 noviembre 2018

INFORME
El impacto de la crisis en la Provincia: Obras en riesgo de congelamiento
Aún no es masivo, pero preocupa. En varios distritos se paralizan o retrasan trabajos viales o de red eléctrica por el recorte de fondos de Nación. Los sindicatos denuncian despidos
El impacto de la crisis en la Provincia: Obras en riesgo de congelamiento
En épocas de vacas flacas, como las que atraviesa nuestro país en esta compleja coyuntura, el discurso indica que no hay más alternativas que ajustarse el cinturón. Un eufemismo para convencer de que hay que gastar menos y convertir a personas e instituciones, en malabaristas para llegar al tan distante fin de mes.

El pacto firmado por el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional es observado como el principal responsable de que el Estado haya echado mano a la podadora, recortando a diestra y siniestra en áreas diversas de la gestión pública.

A pesar de los esfuerzos de los funcionarios -de distinto pelaje y nivel- por convencer a la población de que las obras seguirán su normal curso, lo cierto es que el frenazo se hace sentir y varios municipios comienzan a temblar por sus efectos.

No ha faltado discurso oficial en el que se asegure, con vehemencia y convicción, que “las obras en marcha se terminarán”, recitado como un rezo por mandamases de orden nacional y provincial.

Incluso, horas atrás, esta línea optimista fue ratificada por el mismísimo ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en un cara a cara que mantuvo con un puñado de intendentes de Cambiemos.

Sin embargo, la realidad se va dando, sin prisa pero sin pausa, de narices con el relato, un fenómeno que, poco a poco, comienza a sentirse en muchos distritos de la geogra-fía bonaerense.

En ese marco, no son siempre los alcaldes quienes llevan adelante los reclamos, especialmente los enrolados en Cambiemos. Con limitaciones para levantar la voz, mantienen frecuentes contactos con el mencionado ministro nacional, para asegurarse la continuidad de los proyectos en sus distritos. Y casi siempre se van con un sí, o un puede ser.

Por el contrario, son los gremios o las propias empresas contratistas quienes evidencian los problemas que surgen para avanzar en ellas, y que manifiestan otra cara de los recortes: el despido de trabajadores.

La paralización de las obras en la ruta 8, en el tramo Pilar-Pergamino, motivó el reclamo de la UOCRA por despidos en la empresa JCR S.A., aduciendo retraso en los pagos. “Hace un tiempo hubo más de 100 despidos, de los cuales 35 corresponden a trabajadores de nuestra ciudad. Por lo que hemos averiguado, momentáneamente no hay miras de que se retome”, aseguró el secretario de Producción y Empleo de Arrecifes, Jorge Filighera. Un tono que bajó en diálogo con La Tecla, al matizar con que lo que se produjo es “un retraso”.

En otros puntos de la Provincia impacta fuerte el alza de precios y la suba del dólar, impulsando a empresas constructoras a reclamar revisión de los contratos. Un ejemplo de ello es Tandil, distrito en el que hay retrasos por estas negociaciones, ya que “algunas licitaciones las hizo el mismo Municipio”, dijeron desde el Ejecutivo. Y mencionaron el caso de un jardín de infantes, cuyo contrato fue rescindido, motivando la detención total de los trabajos.

Con un complejo panorama por delante, el parate comienza a sentirse en diversas áreas, como en las obras viales, las de tendido eléctrico o en el sector ferroviario. Sin embargo, desde las altas esferas del Gobierno aseguran que nada ha cambiado. “No tengo quejas de obras que se estén frenando”, aseguró a La Tecla el subsecretario de Relaciones Municipales de la Nación, Lucas Delfino, en sintonía con el área de Obras Públicas de la gestión Macri. Incluso con el mismo discurso esgrimido por el secretario de Interior, Sebastián García de Luca, quien aseveró: “No se está paralizando nada, que yo sepa”.

La situación no debería sorprender, ya que, según informes oficiales, en los primeros nueve meses del año se ejecutaron en obra pública $21.000 millones menos que en igual período del año pasado. Medido en términos reales, descontada la inflación, significa un ajuste de casi el 50%.

El tijeretazo, difícil de cuantificar por el momento, impacta en algunas de las grandes obras proyectadas por la Nación en territorio de la Provincia, mientras la gobernadora María Eugenia Vidal lucha por apaciguar la contundencia del achique que se propone desde la Casa Rosada.

Un caso emblemático es el de la rehabilitación de la ruta 8 desde Malvinas Argentinas hasta Pergamino, con un presupuesto de más de 86 mil millones de pesos.

La autovía presenta un panorama desolador en el tramo que pasa por Arrecifes, y afecta, también, a trabajadores de Capitán Sarmiento.



Flemática renovación del centro

La atlántica Mar del Plata es otra que sufre inconvenientes por los atrasos de Nación. La segunda etapa de la renovación del microcentro de la ciudad en-contró un obstáculo: existen problemas para contar con los fondos prometidos, lo que impacta en la continuación de los trabajos. El secretario de Planeamiento Urbano y Obras, Guillermo de Paz, confesó que que “desde mayo tenemos dificultades con los pagos de obras de Nación. Algunas obras están sujetas a licitar, pero todavía no lo podemos hacer”.

El parate afecta, por ejemplo, a la renovación del paseo costero, que se licitó pero no se pudo adjudicar. Tampoco avanzan obras en plazas, que forman parte de la primera parte del ambicioso proyecto del Municipio.



Stop en ruta Chacabuco – Rojas

El viernes 12 de octubre se paralizaron los trabajos de repavimentación de

la Ruta Provincial Nº 30, que une Chacabuco con Rojas y es financiada

por el Estado nacional. La empresa Pelque S.A. despidió a 37 trabajadores, sobre un total de 40, y se procedió al levantamiento del obrador ubicado en la ruta camino a Chivilcoy.

La paralización afecta, también, a las subcontratistas, entre ellas, una empresa de transporte con más de 30 empleados. El atraso en los pagos de varios certificados de obra es uno de los motivos de la suspensión de tareas.

Se realizaron los trabajos de suelo, ensanchamiento y la primera capa asfáltica, previos a la colocación de la carpeta definitiva.



Estaciones en Pampa y la vía

Más de 100 mil usuarios del tren Belgrano Norte claman tras la paralización de las obras, que dejaron estaciones provisorias, remodelaciones inconclusas y personal sin trabajo.

El senador provincial Luis Vivona (Unidad Ciudadana) aseguró que “esta es un obra a cargo de Trenes Argentinos Infraestructura y que lanzó el Estado nacional, pero aún no se ven avances de lo prometido”.

“Se nota que es una obra propuesta con total irresponsabilidad, porque nunca se contempló las cosas que pasaron y lo que puede llegar a pasar todavía; uno vive con la preocupación constante de que estas estaciones provisorias puedan causar una tragedia. Por eso es importante que el Estado nacional y todos los funcionarios competentes se hagan cargo de esta situación”, exigió. El servicio atraviesa a los partidos de Vicente López, San Isidro, General San Martín (sin estaciones), Tigre, Malvinas Argentinas y Pilar.



La “isla” por Balcarce y el drama de 150 empleados en la calle

El secretario general del Sindicato Luz y Fuerza Mar del Plata, José Rigane, se refirió a la paralización de la obra de tendido eléctrico en Balcarce. “Se trata de una línea de 500 Kw que se construye entre Bahía Blanca y Vivoratá, que va

a traer por primera vez la posibilidad de que toda la región se incorpore al Sistema Interconectado Nacional de alta tensión. Como esto no se concreta, Mar del Plata es una isla”, aseguró. Tras analizar que esto forma parte de los recortes pactados por el Gobierno nacional con el FMI, el dirigente señaló que “el desarrollo de la línea tiene más de 400 kilómetros, y esto pone en situación de calle a 150 trabajadores de la empresa INTESAR (Integración Eléctrica Sur Argentina S.A.)”.

Rigane recordó que esta obra, ya avanzada, fue propuesta por su organización en 1999, en el marco de la crisis energética, y que se ve afectada por “un achicamiento de más de 4 mil o 5 mil millones de pesos para la realización de los trabajos”.

El gremialista añadió que “la estación transformadora de Vivoratá está terminada casi en su totalidad, pero hay que cerrar el ciclo de las líneas”. Al ser consultado acerca de posibles fechas de reanudación de los trabajos, el representante de Luz y Fuerza dijo que “no hay dato preciso sobre cuándo se retomarían”. Además comentó que la región tiene una crisis respecto del gas, por lo cual, mucha gente se vuelca a la electricidad para cocinar o para calentarse, y eso eleva notablemente la demanda.
COMENTARIOS
  • Genéricos