La Plata, Bs As.
Sábado, 22 septiembre 2018

El pacto federal por el presupuesto le costará a la Provincia unos 35.000 millones de pesos
Entre subsidios al transporte, la caída del Fondo Sojero, y la trasferencia de la tarifa social de agua y luz Buenos Aires deberá absorber más del aumento que provendrá por la recomposición del Fondo del Conurbano, por eso pide que ese monto también se actualice por inflación
El pacto federal por el presupuesto le costará a la Provincia unos 35.000 millones de pesos
Los gobernadores acordaron con el Gobierno de Mauricio Macri los términos generales del Presupuesto Nacional 2019, que también obliga a las provincias a un ajuste para llegar al ansiado déficit 0 para que el Estado argentino pueda cumplir con el compromiso asumido con el Fondo Monetario Internacional.

En ese contexto, la provincia de Buenos Aires es la que mayor esfuerzo deberá hacer, ya que además de ser perjudicada por la caída del Fondo Federal Solidario (Fondo Sojero) como el resto de las jurisdicciones, sufrirá un fuerte impacto por las transferencias de los subsidios al transporte, que hasta ahora paga Nación pero derivará a las provincias en el presupuesto venidero.

De acuerdo a fuentes oficiales, las transferencias al transporte le significarían al erario bonaerense una pérdida de 25.000 millones de pesos, aunque hay quienes señalan que este número sería menor porque el traspaso sería gradual.

A eso debe sumarse que ya no ingresarán a las arcas de la Provincia unos 8.500 millones de pesos, perdidos a partir de la decisión de Mauricio Macri de eliminar el Fondo Federal Solidario.

En tanto, el traspaso de la tarifa social de las eléctricas Edenor y Edesur y de la compañía de saneamiento AySA a la provincia de Buenos Aires y al Capital Federal, estuvo en una constante ida y venida entre que sí se pasaban o no se pasaban.

Pero el documento que circula acerca del Consenso Fiscal que firmarían los gobernadores señala, a partir del primero de enero, “la participación de la provincia de Buenos Aires y de la CABA en el financiamiento de la tarifa social del servicio de agua y desagües cloacales prestado por Aguas y Saneamientos Argentinos”, y “la participación de las provincias y de la CABA en la definición de la tarifa eléctrica diferencial en función de las condiciones socioeconómicas de los usuarios residenciales”.

Entonces, la tarifa social se traspasaría, aunque los gobernadores del peronismo resisten y quieren negociar en el Congreso para que el pase finalmente no se concrete. De suceder, el combo significaría unos 1.500 millones más para la Provincia. Esto totaliza unos 35.000 millones de pesos que perderán las arcas bonaerenses, que en principio estaban pensadas para realización de obras.

El impacto supera largamente el extra por la compensación del Fondo del Conurbano que consiguió el gobierno de María Eugenia Vial y que para 2019 prevé un incremento de 25.000 millones. Por eso la Provincia comenzó a pedir que se revea ese número y se haga una compensación por la alta inflación de los dos últimos años.

Vale recordar que cuando se firmó el último Pacto Fiscal, se derogó el artículo 104 de la Ley de Impuesto a las Ganancias, por la cual el 36 por ciento de lo recaudado que tenía un destino específico (10% al Fondo del Conurbano, del cual Buenos Aires tenía el monto congelado en 6.500 millones, 4% que se repartía por NBI al resto de las provincias menos Buenos Aires, 20% iba a ANSES y otro 2% a ATN), pasó a engrosar la coparticipación.

Ese traspaso transformó los 6.500 millones congelados del Fondo del Conurbano en 20.000 millones extra en la coparticipación para la Provincia (de los cuales 3.200 se reparten entre los municipios). A eso se agregó el acuerdo para que Nación sumara 20.000 millones más este año y otros 25.000 en 2019, alcanzando el año que viene una compensación total de 65.000 millones (desde 2020 se actualiza por inflación). Más de la mitad se licúan por el nuevo Consenso Fiscal.
COMENTARIOS
  • Genéricos