La Plata, Bs As.
Sábado, 22 septiembre 2018

ESCUELAS EN EMERGENCIA
El gran juego del Antón Pirulero
Cada cual atiende su juego. Provincia y municipios firman convenios para mejorar la infraestructura de las escuelas. Las prioridades que fijaron gobiernos locales y consejos escolares. Un minucioso reparto de tareas
El gran juego del Antón Pirulero
La escuela pública bonaerense, en estado de ebullición. Reclamos salariales y, desde hace unos cuantos días, exigencias de mejoras estructurales en los colegios, tras la muerte de dos personas en Moreno y otros incidentes sin consecuencias fatales.

Con la tragedia apenas ocurrida, Provincia y municipios recurrieron al libreto que mejor conocen: “¿Yo, señor? No, señor. ¿Entonces, quién ha sido? El Gran Bonete”. Pelota al terreno del adversario y que se haga cargo Magoya.

Lo cierto es que ambos niveles de decisión tienen responsabilidades en cuanto a la situación de la infraestructura escolar bonaerense, independientemente de que en Moreno, donde perdieron la vida la vicedirectora Sandra Calamano y el portero Rubén Rodríguez, tras una explosión de gas, el órgano rector escolar a nivel local se encontraba intervenido por la Provincia.

Así, desde diciembre del 2017, la administración provincial viene firmando convenios con municipios y consejos escolares, en los que se acuerdan tareas bajo responsabilidad de cada instancia de gobierno.

En los acuerdos se establecen los colegios de prioritaria atención, señalados por los gobiernos locales y los consejos -que están más cerca de la realidad local-, determinándose qué tipo de acción se emprenderá en cada uno de los edificios.

A los consejos escolares, en tanto, se les asigna el mantenimiento correctivo, que involucra: instalaciones de gas, eléctricas y sanitarias; cubiertas de techo; cerramientos verticales; limpieza de tanques; medidas de seguridad e higiene; desagote de pozos; mantenimiento de césped y obras menores (con autorización de DPIE).
COMENTARIOS
  • Genéricos