La Plata, Bs As.
Martes, 21 agosto 2018

SALUD
Entrenar a la mañana: mejora el sueño y el metabolismo
Muchas veces cuando nos proponemos hacer actividad física, elegimos la tarde o la noche, pero el deporte por la mañana tiene sus beneficios. Porqué es mejor y cuáles son sus beneficios.
Entrenar a la mañana: mejora el sueño y el metabolismo
Hay un gran número de argumentos, tanto psicológios como fisiológicos, para planificar nuestra actividad física por la mañana.

Ello no quiere decir que sea la mejor opción para todo el mundo (el entrenamiento nocturno proporciona otros beneficios), pero hay algunas razones que afectan a casi todos por igual, y es que debido a que la práctica de ejercicio cambia nuestro metabolismo, sus efectos se dejan notar a lo largo del día. 

Los que realizan actividades se encuentran con el dilema de dormir un poco más, o aprovechar la primera hora de la mañana para hacer actividades. 

Por diferentes motivos, los especialistas recomiendan hacer actividad en la primera hora del día, ya que tenemos diferentes picos de hormonas. 

Una muy importante es la del cortisol, que según especilistas se activan por las mañanas, por ende ése es el mejor momento para que a través del entrenamiento, eliminemos esta hormona. 

Aquí los beneficios: 

Quemaremos más calorías durante el entrenamiento: según un estudio realizado por el British Journal of Nutrition, las personas que hacen deporte por la mañana queman un 25% más de grasa. Al realizar actividad física sin haber comido anteriormente el cuerpo se deshace de la grasa almacenada. En cambio, los que entrenan habiendo ingerido algún alimento previo a la sesión, solo eliminan las calorías que acaban de consumir.

Empezaremos el día más relajados: como bien hemos explicado en artículos anteriores, el deporte es la mejor medicina contra el estrés y la ansiedad. Al entrenar por la mañana, empezaremos el día generando endorfinas, y con la sensación de relajación. De este modo, llegaremos a nuestros puestos de trabajo mucho más activos y motivados.


Controlaremos el apetito: llevar a cabo actividad física a primera hora del día es el mejor método para hacer del desayuno la comida más importante del día. Además, hacer ejercicio reduce la sensación de hambre, con lo cual, entrenar por la mañana se convierte en un aliado para las personas que buscan bajar de peso.


Dormiremos mucho mejor por las noches: uno de los beneficios que nos aporta hacer ejercicio de forma regular, es el de mejorar la calidad del sueño. Pero si entrenamos por la noche podemos conseguir el efecto contrario, ya que el cuerpo necesita un espacio de tiempo determinado para desactivarse, y conciliar el sueño.
COMENTARIOS
  • Genéricos