La Plata, Bs As.
Domingo, 17 diciembre 2017

PERDIDAS
El cordón frutihortícola marplatense castigado por el temporal
El cordón frutihortícola de la localidad bonaerense de Mar del Plata resultó sumamente castigado por el último temporal en esa región el pasado fin de semana, y de acuerdo a las primeras estimaciones las pérdidas alcanzan al 40 por ciento de la cosecha, lo que equivale a 50 millones de pesos
El cordón frutihortícola marplatense castigado por el temporal
El cordón frutihortícola de la localidad bonaerense de Mar del Plata resultó sumamente castigado por el último temporal en esa región el pasado fin de semana, y de acuerdo a las primeras estimaciones las pérdidas alcanzan al 40 por ciento de la cosecha, lo que equivale a 50 millones de pesos.

Las hectáreas afectadas fueron más de 3 mil por lo que el 50 por ciento de los productores sufrieron las consecuencias del viento y la lluvia, aunque las cifras no incluyen a los invernaderos, donde los destrozos aún están siendo analizados.

La recuperación no será fácil. Es que el temporal llegó justo en el momento en que los productores estaban realizando la cosecha. Es decir, lo que no pudieron salvar por los efectos del agua ya está perdido y recién dentro de 60 días tendrán una nueva producción para vender.

“Las consecuencias fueron bastante severas porque el corrimiento de agua se produjo en todos los campos y hubo mucho anegamiento lo que perjudicó más a la producción. El daño fue muy grande”, señaló Ricardo Velimirovich, presidente de la Asociación Frutihortícola de Productores El cordón frutihortícola marplatense tiene unos 25 kilómetros de extensión que bordean la ciudad, donde se cultivan unas 45 especies durante todo el año con lo que se abastece el mercado marplatense, las localidades vecinas y otros grandes centros de consumo como Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Bahía Blanca. Por su amplia red, es uno de los principales centros de producción del país.

El temporal que azotó a la ciudad durante tres días afectó, en mayor o menor medida, a todos los campos e invernaderos.
Las imágenes más desoladoras se vieron en el paraje “San Francisco”, la ruta 226 a la altura de Sierra de los Padres, Valle Hermoso, Parque Hermoso y Batán.

El agua se llevó buena parte de la cosecha de hojas verdes y afectó a los invernaderos donde se producen todo tipo de frutas y verduras. “Lo que quedó anegado es muy difícil que se salve porque en realidad la fruta y la verdura queda llena de barro y afectada por algunas enfermedades de hongos. Hay otra parte como en los invernaderos donde el agua se acumuló”, señaló Velimirovich en diálogo con el diario local La Capital.
COMENTARIOS
  • Genéricos