La Plata, Bs As.
Martes, 30 mayo 2017

ANALISIS
“La baja inflacionaria se podría proyectar entre 25 y 30%” para 2017
En medio de la discusión paritaria, los economistas Ernesto Mattos y Jerónimo Rodríguez Use conversaron con La Tecla sobre la suba de precios que se proyecta para este año
“La baja inflacionaria se podría proyectar entre 25 y 30%” para 2017
El economista Ernesto Mattos, del departamento de Economía Política del Centro Cultural de la Cooperación, afirmó que “la baja en la inflación se podría proyectar para este año cercana al 25 y 30 %, teniendo en cuenta que todavía faltan algunos aumentos. En comparación al año pasado, va a haber una leve reducción del 10 %, pero lejos va a estar el gobierno de poder cumplir las metas del 2019, que es llegar al 5 %”.

Asimismo, en diálogo con La Tecla, se refirió a las medidas de gobierno en materia económica, en detrimento de la producción y en favor del sistema financiero. “Si a eso se le suma el aumento en las tarifas, que solamente permite producir a grandes industrias, la pequeña y mediana empresa, que también se ve bloqueada en el crédito por el BCRA, tiene que decidir en primera instancia, dejar de aportar impuestos; en segunda instancia, suspender a los trabajadores; y en tercera instancia, algo que por ahí es silencioso y que no aparece mucho en la discusión, que son los acuerdos que hacen los trabajadores con los empresarios, que es renunciar, liquidar y volverlo a tomar, resignando derechos para mantener la fuente de trabajo”, analizó.

En la misma línea, para el economista Jerónimo Rodríguez Use, investigador de la Universidad de Avellaneda, va a ser muy difícil que el nivel de inflación anualizado esté en los niveles del Presupuesto presentado a fin del año pasado, entre el 17 y 18 %. Lo atribuye a dos factores: uno tiene que ver con el arrastre de la inflación del año pasado, y con varios de los precios que maneja el sector público, como el de la energía y el transporte.

“Los ajustes que se vienen dando en los precios de los supermercados inciden bastante en el gasto de las familias, y eso ya arrastra un número particularmente alto de inflación. Por otro lado, el costo de la energía y del transporte también incide en el precio de los consumos populares. Lo que intenta hacer el Gobierno es matizar los niveles con un congelamiento del tipo de cambio, lo que se llama el ancla nominal, que se ha visto en otros años de mucha inflación durante el Gobierno anterior, por lo que algunos sectores ya están hablando de un cierto atraso cambiario”, manifestó en conversaciones con esta revista.

Para Rodríguez Use, las expectativas del Gobierno para este año tienen una base muy difícil. Si bien aclaró que es complicado proyectar, “la tendencia no es una reducción sustancial de la inflación”, re-marcó. Y agregó que “las consultoras privadas, e in-clusive el FMI, hablan de números que están por encima del 22 o 24 %” para el 2017.
COMENTARIOS
  • Genéricos